Flexibilidad

From Scrum Manager BoK
Jump to: navigation, search

El objetivo no es implantar un marco de scrum basado en reglas. El objetivo es alcanzar una organización ágil en su conjunto, capaz de “avanzar en scrum” en su concepción original. Capaz de responder en escenarios de trabajo que evolucionan rápidamente, o tienen dosis altas de incertidumbre por las que no cuentan con requisitos estables al concebir nuevos productos o servicios. Se trata de clientes que necesitan empezar a usar un producto lo antes posible y mejorarlo de forma continua. De productos en los que la innovación es un valor clave.


Un principio básico de la implantación pragmática de scrum es la flexibilidad, que consiste en que las prácticas de scrum se adapten a la organización y no al revés. Se trata en definitiva de realizar una gestión experta más que una gestión técnica. Una gestión dirigida desde el conocimiento, experiencia y criterio del gestor y no tanto una gestión orientada a la búsqueda e implantación del mejor modelo. Una gestión basada en la persona antes que en el modelo.


El conocimiento de las distintas técnicas y metodologías amplia el criterio y el fondo de recursos del gestor. Para seguir la evolución del conocimiento profesional y para ampliar y mejorar de forma continua el criterio e inventario de recursos profesionales propios es aconsejable:

  • Vencer la resistencia al cambio y evitar actitudes de adopción o defensa dogmática de un modelo.
  • Espíritu crítico-constructivo: Cuestionar continuamente de forma “antitética” los modos actuales, con el conocimiento y criterio profesional adecuar el sistema de trabajo propio a las características del proyecto, equipo y organización.